miércoles, 23 de octubre de 2013

Sueño entre ocasos


Íbamos en un tren rumbo a algún lugar.
Nunca supe a dónde ni porqué.
Sólo sé que me gustaba tu sonrisa,
reflejándose a través de mí piel. 

Como siempre, era tan solo un sueño efímero. 

Mi alma se desborda entre realidades expectantes.
Ya no sé que pasa por aquella íntima razón.
Solo déjame guiarte al frenesí del delirio. 

Miré a través del universo y te vi,

como jamás lo había hecho. 
Cierra esas pupilas y abre el alma.
Éramos eso que tanto buscábamos. 



"Bendita noche cóncava, delicia
de encontrar un abrazo a la deriva
y entrar en ese enigma, sin astucia,
y volver por el aire al aire libre,
Hay que amar con amor, para salvarse."


(Del amigo Benedetti)

No hay comentarios:

Publicar un comentario