miércoles, 21 de noviembre de 2012

domingo, 4 de noviembre de 2012

Extracto del Día


Era una galaxia atrapada entre sus pupilas, que exacerbantes e intensas, danzaban a un  ritmo desconocido para mí hasta ese día.

Impávido estaba un poeta sentado en la orilla del muelle, junto a Neruda y su melancolía. Miraba hacia el horizonte, perdiéndose en el reflejo del mar al mediodía. Todo estaba tan brillante, que parecíamos perdernos entre la luz y el pasar de los segundos.

Rogaba yo entonces, que alguno decidiera emitir palabra, por más mísera que fuera. El silencio absorbió todo lo que nos rodeaba, hasta dejarnos desprotegidos ante la verdad.

Le miré a los ojos, aquellos que perpetraban mi alma y la hacían tan infinita y a la vez tan efímera, esperando alguna respuesta. Abrí levemente los labios, de los que solo salió un leve suspiro interrumpido por un ruido ensordecedor.

Una multitud inmensa nos rodeó enseguida. Una huida en masa nos deslizo como peces que se oponen inútilmente a la corriente. Irónicamente nos convertimos en presas de esa sociedad.

El aire estaba tan pesado, que parecía caer sobre nuestras cabezas hasta decapitarnos. Seguíamos corriendo sin saber porqué. Nos perdimos de vista.

Mi pecho, ardía como un fuego indomable que quemaba cada fibra de mi ser. Sin piedad, mi respiración se escabullía entre mis dedos y mi agonía. Nunca había estado tan cansada y no sé realmente el porqué.

Miré hacia atrás, buscándolo entre sollozos y gritos desconocidos. Había caos, había disparos, había todo eso a lo que estábamos acostumbrados, solo me faltabas tú.


miércoles, 29 de agosto de 2012

El cenit del cielo


Entre anocheceres que parecen terminar nunca.
Prístina la luz que nace entre tus pupilas.
He llegado al cenit del cielo, tocando la grandeza
que nace entre el escozor y la niebla.

De color lunar se ha tornado esta vida,

la vida que me he dado, con la que me he conformado.
La incertidumbre, hasta la ignorancia
se han fundido hasta ser una mínima sublevación del aire.

Como una nebulosa, me disperso

entre miles de estrellas sin principio ni fin.
No tengo cara, no tengo nada.
Solamente el sueño que me empero a creer.

miércoles, 22 de agosto de 2012

Así están las cosas


Palabras, palabras, palabras, palabras.
Directo en la nuca.



sábado, 28 de julio de 2012

Siquiera una razón




¿Dónde estás ahora, además de aquí, dentro de mí?


sábado, 30 de junio de 2012

Ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo cuando caigan


Soy una simple voz, inmersa en el frío de tu alma.
Estás inquieto, tanta inmensidad te ha vuelto loco.
Corro en el vacío de tus pupilas, negras de incertidumbre.
Llego hasta tus labios. También he perdido la cordura. 


Los colores se funden entre tus manos, me hacen daño.
Mi llanto es color cobre, lloro el otoño un año entero.
Abres tus brazos, se han vuelto infinitamente libres.
Ya no alcanzas tus alas, ni yo tu vuelo. 


domingo, 17 de junio de 2012

Tu paraíso infernal tan irresistible


"Somos el mar negro de las fotos. La superficie del océano donde todo se hunde. Eso somos"



Nuestro mundo ha colisionado, 
mucho antes de que lo notáramos. 
Entre gritos y mentiras, encubríamos todo muy bien.
Hasta que tus dedos rompieron mi piel con un suspiro mortal.

Pero nuevamente he caído en el juego, 
tus ojos me hablan y todo se vuelve difuso.
Tengo miedo de morir tratando, pero no lo suficiente.
Prefiero volver a tus brazos, que me estrangulan lentamente. 

Ensordezco ante los murmullos,
sólo me tengo a mí y a mi esperanza. 
Entre golpes y cadenas gozo de tu amor.
Me juro que cambiaste, es lo único que me queda.




( . . . )

martes, 12 de junio de 2012

Somewhere in time



Sí, fuimos felices.
Después nos cansamos de eso, de ser felices.


Entre gotas eclipsadas que caen ante nuestras almas.
Quedo sin aliento, me envuelve todo lo demás.
Caminamos entre luceros muertos de ceguera.
Parece que la noche nos quiere encausar.
No sé si valdrá la pena. 

lunes, 14 de mayo de 2012

Ante ese firmamento infame


Tú ya encontraste tu galaxia. 
Repleta de asteroides sin rumbo, sueños rotos.
A través del firmamento aún me ves,
tan lejos, tan apartada de ti.


¿Por qué no mejor gritas?
Sé que dentro de esos ojos,
llevas el grito suspendido en el pensamiento.
Entre esas pupilas hay tanta infinidad reprimida.


Espacios inmensos entre estas almas.
Llenas de rumbos, llenas de balas.
Somos una volátil frase entre labios indecisos.
Nada más puedo decir, sin morir un poco más. 

domingo, 6 de mayo de 2012

Bajo el telón


How long should we two wait before we're one
Past the point of no return

Suspira entre mis sueños,
háblame de amor por un instante.
Todo lo demás es sordo,
alimenta mi alma sedienta.

En la oscuridad se ocultan
tus verdaderas intenciones.
Prefiero no decir nada.
Prefiero callar y escucharte.
Ahora, habla.

domingo, 29 de abril de 2012

Domingo entre sueños


A través de las luces del Puerto,
rompo la oscuridad y me camuflo
en la ilusión de unas pupilas propias.
Esas son las pupilas de la luna,
llenas de sueños, llenas de angustias.

jueves, 26 de abril de 2012

Ráfagas color otoño

Escóndete tras una hoja marchita.

miércoles, 25 de abril de 2012

Desde el campo infinito



Paso los días montada en lo grisáceo del cielo.
Una vez dije que estaba errada, una vez me olvidé del asunto.
Mato los días montada en un barco errante,
sin ver la tierra bajo mis pies, ni por un segundo, ni por un instante. 
Ya poco me importa eso.

Tengo un poco de intoxicación en el alma,
nazco con enfermedad en mis huesos que los siento tan débiles.
Tengo una infame volatilidad que me derrite el pecho,
hasta hacerme caer. Y caigo un poco más. 
Ya no siento nada, me he vuelto de papel.


Pero recuerdo siempre, elegancia ante todo.

martes, 31 de enero de 2012

Quebrando un vicioso círculo de temblores



Y aquí estoy.
Con algunos recuerdos amputados,
pero viva, después de todo.


Llena mi alma de incertidumbre.
Con algo de miedo o quizás emoción.
Quién sabe.
Es tiempo de comenzar nuevamente con la poesía.


Tengo la pluma, el papel y el espíritu.
Sólo me falta la musa esta vez.
Pero supongo que en mi corta existencia,
he aprendido al menos, una pequeña cosa.


No buscar la inspiración, sino esperar a que llegue.
No obligarte a sentir, para creer que estás vivo.
Y volver a respirar, por más que el aire parezca desaparecer.
Ya no me importa nada.


Ahora puedo abrir los brazos y volver a sonreír,
sin ese apretón, que comprimía mi alma.
Ahora puedo volar, sin tener que mirar atrás 
con tanta nostalgia.


Un nuevo amanecer, nace en mis ojos,
en mis manos, en mi ser. 
Más brillante que el último, más íntimo.
Y ahora sólo queda, sobrellevar lo que queda del día.