lunes, 31 de mayo de 2010





Los amores cobardes no llegan a amores,
ni a historias, se quedan allí… ♪♪


Niña Mujer


Siento todo mi ser en carne viva, turbado,

mis sensaciones afloran, dejaron de estar anestesiadas.

Sin embargo aguardo expectante tus palabras,
callando las mías, enarbolando banderas de temerosa adolecente enamorada.
Y tú que nada dices nada declaras…
El aire se puebla de verdades nunca dichas,
de verdades voluntariamente silenciadas.


¿Qué nos pasa? ¿Qué nos condiciona?
Te quiero, de eso no hay dudas,
presente me tienes en la agenda de tu vida, así lo dices,
y así lo siento y lo vivo, palpitante, emocionada.


Emociones vulcanizadas, subyacen adormecidas, solapadas,
emociones que me inquietan y me inflaman en ardientes llamaradas…
Mi cuerpo entero vibra al son de tu voz
y otra vez me dejo vencer por la cobardía de la razón
sin atreverme a dar a luz esta realidad revelada
que transita mi piel estremecida
y que ahogo en secreto en mis almohadas.


Otra vez la reflexión triunfa sobre mis sentidos,
esta niña que habita todavía en mí, colmada de fantasías y suspiros
se niega a parir a la mujer que lucha por darse a conocer…
Si tan solo me dejara llevar por lo que hoy siento,
conjugando el vos y yo en impecable presente,
jugándome por este sentir aquí y ahora
sin pensar en las consecuencias del mañana,
afinando sin urgencias el sonido de nuestras ansias.


¿Por qué permito que este amor duela tanto? ¿Por qué dejo que mi indecisión trace heridas?
No quisiera que la noche me encuentre vencida, doblegada por las dudas
sin presentar siquiera digna batalla…
Por que como dijo el poeta, los amores cobardes no llegan a ser amores
por inútiles, por no tener historia y por ser ciertamente olvidables.


Sé que me piensas y me quieres como yo lo hago,
y que si tambaleante tropezara no dudarías en extenderme amorosamente tu mano;
confiada quisiera perderme en el calor de tu abrazo,
dejarme llevar por la vorágine, por el torrente de mis juveniles pasiones,
guiarme solo por este amor que me sacude y que me embriaga,
que me hace dibujar arco iris, estrellas y soles combinando en la paleta mil y un colores
y dedicártelos en sueños aunque nunca jamás los envíe,
serán solo tuyos, destinatario de todas mis creaciones.


Me siguen sobrando palabras, faltando coraje
maldigo las cadenas de la vacilación
ellas me paralizan, ellas me amordazan;
condenándome a la temible ignorancia
que me impide sentir de verdad por pensar demasiado,
que no me dejan crecer y soñar a tu lado,
perderme en tus ojos y gritar ¡TE AMO!


Celeste Ladoux