miércoles, 18 de noviembre de 2009



Al recorrer ciertos caminos llenos de
rosas que inundan de perfume hasta
el fondo del alma, veo que ese es el retrato de mi vida,
pintado por una artista controlada por ambiciones y
ganas de una hermosa libertad,
como algún ave sin rumbo
que vuela sin un mañana liderado por sus
carnales deseos de ser feliz sin importarle nada.

Existe también bajo un manto
De densa niebla un sendero polvoriento,
donde fallecen los sueños cansados del tiempo,
que les da aquella espera eterna.

Cobardía, temor, confusión, un poco de desesperación y locura,
Así seria mejor un verso describiendo mi real existencia,
maldita mente que apuñala el corazón y le inyecta
ese veneno que me llena de preocupaciones irracionales.

Oh que locura, como deseo asesinar la rutina y lanzarme
por el precipicio de lo desconocido,
darle mi mano y mi ser completo a un sustento nuevo
que me llevara hasta las garras de lo prohibido,
oh delirante vida, como quisiera tentar al pecado.

Destruir hasta el ultimo pétalo de compostura que
me implante hasta este ahora,
Cerrarle la vía al ayer y lanzar la llave a las
puertas del destino.

Que excitante mañana vendría si así fuera,
¿Porque, que es realmente vivir?
si pudiera susurrármelo el viento al oído
como una suave caricia pudiera atravesar mi piel
sin hacerme culpable de un sentimiento implicado
o de una necesidad de escribir cosas que están en mi mente …

Bajo un día soleado, donde calidamente sellamos nuestros
Labios con un pacto de silencio, nos correspondimos con
Una sonrisa furtiva y amamos una nueva faceta que pinto
Esa artista que amaba hacer cuadros cínicamente perfectos
Pero que ha decidido darle emoción al vivir,
Una valentía ha cosas nuevas.