jueves, 10 de septiembre de 2009

Parte 3 ~



"Por una mirada, un mundo,
por una sonrisa, un cielo,
por un beso... ¡yo no sé
que te diera por un beso!"


Esa noche llegue a mi habitación y por primera vez

sentí que todo estaba en un perfecto equilibrio ...

Mi gato me observaba con esos enormes ojos amarillos

mientras ronroneaba suavemente esperando una respuesta de mi parte ...

lo acaricie suavemente y me lance a mi cama ...

el lugar donde depositaba mis sueños cada noche,

el medio que use para amar libremente hasta hoy ...

pero ya no mas ...

por que por primera vez en toda mi existencia

yo tomaba las riendas de mis acciones,

mi corazón manejaba sobre mi mente,

no me podía llamar impulsiva pero si intrépida ...

estaba incrédula aun con todos los sucesos de unas horas atrás ...

mis sentimientos como música en sus oídos, los besos, las caricias, todo ...

Deseaba con toda mi alma, que jamás terminara esta emoción que sentía

con fuerza, como una llamarada que ardía dentro de mi.

Me encontraba recostada tarareando una melodia encantadora, la cual me recordaba

mi infancia ... mientras comia unas uvas que habia tomado al llegar ...

cuando escuche un llamado de mi madre desde el piso inferior ....

Baje lentamente las escaleras hasta llegar a su presencia

y tras de ella, una silueta conocida, un cabello perfectamente desordenado,

unos cautivadores e hipnóticos ojos grises como un día lluvioso ... ,

era el ... con unas rosas rosado coral en la mano derecha

que combinaban perfectamente con el tono de sus labios.

Estaba conmocionada, era mejor que cualquier sueño loco

que había tenido, mi corazón estaba ensanchado ... me perdía en su sonrisa ...

- Este joven vino a visitarte - dijo mama con mirada picara

- Gracias mama por hacerlo pasar, ¿Nos dejarías solos? - dije un poco avergonzada

- Claro, un gusto en conocerte - dijo mirándolo

- El placer fue mío - Respondió el con su dulce voz

Quedamos solos en el living, observe primeramente su rostro,

tenia los ojos fijos en los míos, me sentía tan feliz que apenas

podía contener todo lo que quería entregarle ...

Se acerco despacio hasta que nuestros cuerpos estaban a punto de rozarse

- "Tu aliento es el aliento de las flores,

tu voz es de los cisnes la armonía;

es tu mirada el esplendor del día
y el color de la rosa es tu color.

Tú prestas nueva vida y esperanza
a un corazón para el amor ya muerto,
tú creces de mi vida en el desierto
como crece en un páramo la flor. " - dijo mientras tomaba mi mano,

y acariciaba suavemente mis dedos en los que posteriormente

depositó las hermosas flores ...

-Oh , hombre me encegueces, me haces dudar de mi propia resistencia,

por que me quitas todo ... me robas el corazón y me dejas propensa a tu amor ...

¿Por que eres así? quieres verme tan devota a ti ...

- Por que creí que el amor no existía, pensé que era cosa de tontos ...

juraba que estaría solo yo, admirando mi propio progreso ...

hasta que te conocí un día de otoño ...

bajo el rocío que cubría tus mejillas, el viento bañaba de soledad tus cabellos ...

mientras yo fotografiaba lo mas bello que la vida depara, esa siempre ha sido mi pasión ...

tu robaste camara cuando atravesaste lentamente la calle, con esa expresion tan triste

.... Hiciste que me estremeciera y no pudiera evitar acercarme a ti ...

Como yo jamas lo habia hecho con alquien que no conocía ...

Pero senti que tu me llamabas, y no podia evitarlo ... ese rostro no me dejaba escapar ...

Recuerdo que el aire era extremadamente frío, que llevabas una bufanda burdeo,

que me acerque irreverentemente a ti . que me miraste directamente a los ojos y me estremecí,

que te dije suavemente hola, no con pinta de seductor sino aterrorizado, es que no pude evitarlo,

muchas veces habia visto chicas hermosas en la calle, no era algo extraño,

pero fue diferente, solo se que al escucharte por primera vez, sentí algo que jamas había sentido ...

esa voz penetro mis oidos como dulce melodía, llenandolos de placer, unas simples palabras profanaron todo

mi ser dejándome desprotegido de esos encantos tan delicados y sobrios -


- ¿Como lograba dejarme asi? - pensé, era tan envolvente, me hacia caer en sus brazos sin miedo, confiando que el mundo estaría dentro de esos ojos grises, que en ese corazón estaría una utopía solo para nosotros dos.

Ya no debía abstenerme a expresar mis deseos, me acerque a su rostro, su boca, sus labios eran como miel. Acaricie sus mejillas con la yema de mis dedos fríos, como siempre, mientras el envolvía mi cuerpo entre sus brazos. Su tez era blanca como la nieve, su perfil parecía perfectamente esculpido, hablaba con ese acento que adoraba, era tan poético e interesante que sentía que florecía cada vez que lo escuchaba. Inconscientemente mordí mi labio inferior y rió suavemente; me sonroje un poco y creo que se percato entonces se acerco tomándome del mentón y me beso con una ternura devastadora, sentía como sus manos me sostenían, en todo sentido, su esencia era muy masculina, era inolvidable.

Probé el elixir de sus labios y sabía a gloria,
















miércoles, 9 de septiembre de 2009

Parte 2 ~



"Todos los triunfos nacen cuando nos atrevemos a comenzar"

Era la hora, el sol era mas calido esa mañana ...
Ya no era tiempo de arrepentimientos, eso habia obstaculizado toda mi vida.
Me aplique perfume en el cuerpo y un toque de esperanza en el alma,
los nervios me abrazaban pero ya estaba decidido, no esperaria mas ...
admito que tenia miedo, de tantas cosas que nombrarlas seria como contar los astros.

Escuche los consejos de una persona a la cual le entregaba toda mi confianza,
mi mejor amiga, ella, la unica que conocia casi a la perfeccion mi forma de ser y aun asi, siempre estaba ahi.
Me expreso los mas sublimes pensamientos, era muy diferente a mi, muy impulsiva, gozadora y llamativa
Probablemente eran razones por las cuales teniamos un fuerte lazo de amistad.

Y despues de el tiempo de reflexion, vino la hora de atreverse ...
llego el tan temido (lo digo enserio) momento de decir: "La unica manera de ser feliz, es intentandolo".

Y ahi estaba, apoyada en un columpio en una plaza vacia durante una tarde de primavera,
esperando al destino, suspirando al ritmo del viento , amando los ultimos momentos de la vieja yo, faltaba poco para hacerla desparecer.

*

A lo lejos, vi una silueta que reconocia a la perfeccion,
se acercaba lentamente, vestido con prendas sutiles pero elegantes,
mi corazon se aceleraba al compaz de sus pasos, que al verme aumentaron considerablemente.
Trate de lucir calmada, aunque por dentro, sentia un huracan que arrazaba con todo lo que estaba a su paso.
Comenzo un viento suave que movia los arboles delicadamente al igual que mis cabellos ...
parecia que el mundo giraba a nuestro alrededor ...

El se acerco a mi y dio un profundo suspiro,
lo observe a los ojos, y recorde un verso que adoro ..

"Sabe, si alguna vez tus labios rojos
quema invisible atmósfera abrasada,
que al alma que hablar puede con los ojos,
también puede besar con la mirada."

Estuvimos un tiempo en silencio,
yo observaba el paisaje, el quizas lo mismo ...
Es probable que haya sentido la presion que yo sentia
y para mi sorpresa estiro los brazos y me estrecho de la cintura, acerandome
en la totalidad a su ser.
Yo estupefacta y cautivada por su fragancia masculina me deje llevar
y apoye con cautela mi cabeza en su pecho ...
Nuestros corazones palpitaban en la misma frecuencia ... podia sentirlo
Parecia que las dudas desaparecian con el atardecer ,
yo estaba devotamente enamorada ...
y estabamos ahi, juntos, unidos por mas que un simple abrazo ...
Queria que estuvieramos asi eternamente ... pero no duro mas que un breve momento ...
- El crepusculo esta mas bello hoy - dijo con esa voz que me hacia soñar mas de lo debido
- Quizas sea por que no lo disfrutas solo- dije suavemente
Me dirigio la sonrisa mas dulce que habia visto, senti como una parte de mi deseaba descontrolarse
en ese mismo instante, pero otra anhelaba seguir disfrutando tan hermoso gesto ...
.... Era ahora o nunca ...
- Debo decirte algo ... - dije temerosa
- Aqui estoy, solo hazlo ... - dijo con calma
Suspire hondamente y abri mi conciencia ...
- Durante tanto tiempo, vivi bajo sombras de temor, verguenza y tantas cosas que me impedian decir
lo que estoy apunto de comunicarte, mi mente volo por los campos de delirios y posibilidades,
miles de veces trate de apuñalar mis sentimientos por que preferi ser practica y racional,
soñe con el amor pero nunca lo prove, imagine que era feliz pero jamas me acerque a serlo ... -

*

Resono el eco de mi voz hasta que nos invadio un profundo y bestial silencio
la luz habia desaparecido por completo dandole paso a una nueva noche estrellada,
una rafaga de viento asolo el calor de mi cuerpo dejandome mortificada ...
No habia mas que hacer ... conformarme con la libertad que sentia por `primera vez mi espiritu ...

Y tras una espera larga y tensa, cuando estaba a punto de volver a mi lecho,
ocurrio algo inesperado, que me llevo hasta el cielo y consumio hasta el fondo de mi ser ...
- Porfavor, solo dejame contemplarte bajo este cielo antes de decirte lo que siento- dijo suavemenete
Me quede perpleja, atonita y senti un fuerte calor dentro de mi pecho que me quemaba ...
- Hombre soy de pocas palabras, pero quizas haya manera mas sencilla de decirte cuanto te quiero - dijo
Me observo, sus pupilas grises me hacian enmudecer, me atraian y me hacian desearlo como a nadie ...
estiro sus manos y con sus largos y frios dedos acaricio mi rostro, con suma delicadeza ...
con un poco de fuerza, me llevo hasta su encuentro, aunos pocos centimetros de su boca,
murmuro: -como deseo probar ese nectar que son tus labios, por que demasiado tiempo me he contenido -
Senti como mi cara cambiaba de color mientras seguian sus dedos jugando con mis tupidas pestañas...
Se acerco a mi, y poso sus labios en los mios, entrelazados en una union de tentativa pasion
ya no importaba nada, ni los juicios, ni la verguenza ... solo eramos nosotros ....













jueves, 3 de septiembre de 2009

Parte 1 ~





Estaba en la parte del sueño donde me entregaba a ti,

el paisaje era el mismo de las noches anteriores,

una luna estrellada que rodeaba nuestros cuerpos,

un mar que hacia eco con nuestras voces,

el viento que enfriaba nuestras mejillas.

Pero había algo diferente, ya no me mirabas con ojos devotos,

tus palabras eran como cuchillas que atravesaban mi alma,

tus manos no entrelazaban las mías,

estabas ahí, pero te sentía distante,

todo estaba cada vez mas consumido.

*

Desperté con miedo, pensando que todo era una cruel realidad,

una mala jugarreta del destino, pero solo vi la tenue luz que atravesaba

mi ventana en medio de la noche oscura.

*

Me levante temprano para cumplir la rutina diaria,

llegue a mi lugar de estudio distraída como de costumbre,

me tope con mis íntimos amigos con los cuales platique un tiempo

hasta que por mis obligaciones, debí retirarme a la biblioteca.

Ahí me acurruque entre los descoloridos sillones y comencé a leer

a Ferran - "Es tanta la confusión que oculto dentro del pecho, que ya no sé mis

pesares distinguir de los ajenos" - confusión, eso era lo que sentía a diario,

como joven, era normal que estuviera confundida con tantas cosas,

mis creencias, mi religión, mis decisiones, pero ninguna de esas era mi

problema; yo sabia cada una de esas cosas, me sentía totalmente segura de

cada una de ellas exceptuando una, quizás la mas ridícula y común, pero que

atormentaba mi existencia cada vez mas, me hacia sentir tan vana por el hecho

de centrarme en algo tan pasajero pero tan inevitable, no podía, por mas que

tratara de convencerme a mi misma, la presión aumentaba hasta el punto de

descargarme con cualquier cosa, no era nada mas y nada menos que el amor.

*

Después de reflexionar un tiempo, me levante con la esperanza de regresar al

mundo real, en tanto mi torpeza me hizo una jugarreta y con un cristalino

charco de lluvia de la noche anterior, resbale cayendo inminentemente

en el pecho de algún individuo, el cual me sostuvo suavemente de los brazos

mientras yo cubría mi rostro con mis cabellos para apaciguar mis nervios.

Me mantuve inmóvil hasta que decidí levantar la mirada y verlo ahí,

sonriéndome con la sonrisa mas provocadora, observando el suave y carmesí

tono de mis mejillas con esos cautivadores ojos grises, su cabello caía

delicadamente sobre su frente; yo no podía contenerme, sentía que mi pecho

colisionaría si no hacia lo que mi cuerpo y alma deseaban, quería pero no debía

y ahí estaba el problema, la dualidad del asunto, mi mente

anhelaba volar lejos de

ahí, antes de que no pudiera seguir soportando con tanta sensatez como lo había

hecho siempre, absolutamente siempre ...

- Buenos días , ¿te encuentras bien? - dijo en con su encantador acento

- Buenos días, si bien, solo que estoy algo distraida -

- Asi es cada vez que poso la mirada en ti, siempre pensativa ... - dijo mientras sonreia

- Es probable, es que no puedo evitar distraerme con ... ciertas cosas ... -

-¿Como que cosas serian esas? si no te molesta señalarmelo- susurro suavemente

-Solo ... cosas- dije mientras me encogia de hombros

Me sonrio inconforme y yo le correspondi excusandome para dirigirme al salón de clases, donde descanse mi cabeza entre mis brazos, escuche música

estruendosamente y otra vez atravesé la puerta del cuestionamiento.

Normalmente no era insegura, creía fervientemente en mi potencial, pero

cualquier cosa relacionada con el, me hacia ahogarme en un mar de dudas,

jamás entendí por que siempre pude perseverar en lo que quería y creía

pero cuando se trataba de abrir mi corazón era lo mas difícil, terrible y desastroso; ya que sabía cuanto podia llegar a dar por alguien, pero estaba atrapada dentro de mi propia voluntad, siempre terminaba convenciendome de que lo mejor era ser cobarde, pero quizas ya era tiempo de cambiar ...